jueves, 10 de marzo de 2011

Tema soledad

Para ella, por las maletas, la cinta canela, los ya no te amo.



No sé qué empeño tiene la vida en que el tema de hoy sea la soledad. Buena consejera, sin duda, pero dolorosa en extremo, como sólo pueden doler los partos. Difícil es recordar, ya sé que uno tiene que quedarse con las cosas buenas, con el presente, con lo que ya no duele, pero creo con firmeza en que recordar en definitiva no es vivir; es entender, corregir, aceptar, renunciar al egoísmo, perdonar y por ende amar.

Muchas veces recorrí la misma carretera con las mismas lágrimas y con Sakura en el vientre, y no puedo evitar sentir remordimiento al recordar lo sola que me sentía. Hoy recorrí esa misma carretera, con otras lágrimas, sin Sakura y con el recuerdo de la lechuza blanca frente al parabrisas, recordándome que a pesar del dolor las alas deben abrirse al vuelo, lanzarse al vacío del dolor para poder sanar.

He leído a Lobo y, caray, los recuerdos me llenaron de nuevo el corazón de agua, el alma de llanto viejo, de agua el corazón que supura en busca de salud. Pensé en maletas, en cenas en soledad, en ganas de sobrevivir el duelo, en brazos que fueron anclas en mi tormenta.

Llegar a casa sin Sakura me trajo de golpe de nuevo imágenes que creí caducas, como si necesitara recordar que hace un año comenzaba el tremendo camino de la reconciliación, de la aceptación, de la madurez, del amor.

Los días son otros, los dolores son otros, los amores son grandes y hermosos. Lloro ahora, supongo que de vez en cuando es bueno exorcizar estos demonios que se van tan lentamente, pero se van.

Lobo me repitió hasta el cansancio “todo va a estar bien” y yo necesitaba creerlo, aunque en el fondo del corazón se anidara el coraje y la incredulidad. Mañana todo estará bien para ella. Hoy todo está bien para mí, para nosotros, aunque sea difícil de creer, como bien reza un proverbio africano: “después de la tormenta siempre sale el arcoíris”.

5 comentarios:

Ketzalli Torres dijo...

Ay, Ili... me gusta un chorro leerte... me gusta encontrar en tus alas el reflejo de mi propio vuelo... abrazos!

El Macaco dijo...

Y es que en el recuerdo está el pasado pero también el futuro, a un solo paso de separación.

Herminia Guardagujas dijo...

Gracias Ketzalli, compartimos la vida, eso es algo maravilloso.

Gracias Macaco, compartir la vida, las alas, el presente, son un regalo invaluable.

silvestre dijo...

Todo viaje hacia el interior, y habemos algunos en quien eso es inevitable, es un viaje hacia lo insondable, hacia mundos cada vez nuevos, hacia escenarios que las màs de las veces aparecen solos y abandonados. Y ahi encontramos cosas, ahi la soledad reina y la nostalgia se apodera de esas fachadas abandonadas. Pero, escarbando un poquito, encontramos que ahi tambien està la paz, al final de ese pequeño viaje cada vez, con un poquito de atenciòn, podemos encontrarnos. Recibe un beso Amiga.

Iliana Avalos dijo...

Gracias amigo, recién escarbo comentarios. Un abrazo.

Related Posts with Thumbnails