viernes, 10 de octubre de 2008

Léelo, sabrás que es para ti

Este es para ti.

Sabes que siempre que vengas estaré para sentarme y poner mi hombro, mi atención y mi abrazo.

Es para ti porque odiamos la melcocha, las películas malas y las faltas de ortografía. Es para ti porque hoy redescubro el alma que habita tu cuerpo, porque miro salir el humo negro que te ha hecho llorar tantas veces, que te ha hecho fabricar una roca, otras tantas, alrededor de tu cuerpo. Me gusta volver a conocerte, saber que en el fondo del pozo de todos modos estás tú y que estás subiendo. Tengo curiosidad por saber qué está quedando de ti sin humo; me gustaría saber si sigue ahí Woody Allen, un elevador y el aroma exquisito del ser sin rostro en un autobús; el vodka con twist de mandarina, con jugo de arándanos o el queso filadelfia con mermelada.

De mí sigue quedando la admiración de tu verbo fácil, los detalles que notas (que yo no veo), la aversión a los gatos, el café negro cargado, el amor por los perros y la devoción por la viña de frutos rizados, dulcísimos, frescos, puros… de mí seguirá estando la palabra firme y sin tapujos, aunque duela, porque (ya lo sabes) odiamos la melcocha.

Algún día, cuando salgas del pozo, te prometo que haremos una mascarada para conocernos de nuevo.

2 comentarios:

IN-A-RED-DREAM dijo...

Saluditos!!!!

daniel dijo...

....
buena reflexión... me confunde la parte de el depravado de Woody Allen...
sera por que igual y no estoy muy letrado???

saludos y visite:
CHANGE YOUR WAYS
gracias

Related Posts with Thumbnails